La maldita manía de quererte

A veces, uno tiene que perderse para llegar a encontrar lo que en realidad es. Me he escondido tras un montón de bienes materiales olvidando que, al final, los sentimientos son los que te hacen ser rico de verdad.

«El amor es un temible adversario. Todos, a lo largo de nuestra vida, tendremos que enfrentarnos a él. Ganar dependerá única y exclusivamente de cómo afrontemos esa dura gesta. Yo, a pesar de ser derrotado en varias ocasiones, jamás me di por vencido y continué persiguiendo eso que, con total certeza, me haría sonreír sin un motivo aparente».